¿Sabías que más del 80% de tu felicidad se regula en tu intestino? Impresionante, ¿verdad? Cuando hablamos de salud intestinal, normalmente pensamos en nuestra salud biológica, pero resulta que también tiene mucho que decir en nuestra salud emocional.

Y es que la ciencia ha demostrado que la mayor parte de la llamada “hormona de la felicidad”, la serotonina, se fabrica precisamente en nuestro intestino. Y en esa fabricación tiene mucho que ver el estado de nuestra flora bacteriana… Si la cuidamos bien, ayudaremos de paso a hacer una buena gestión de nuestras emociones.

¿De qué forma podemos cuidar esta microflora? Si me acompañas en este vídeo, verás que podemos hacer cosas sencillas y fáciles para cuidar de ella y cuidar así de nuestra felicidad.