Llevamos vidas demasiado ajetreadas. Vivimos con tanta rapidez, con tanta intensidad, que a menudo sentimos una gran sensación de desorden y falta de energía. Sin embargo, podemos cuidar este aspecto con hábitos muy sencillos.

¿Por dónde empezamos? Muy fácil: vamos a ordenar la cama y la cocina. Unas sencillas pautas que nos ayudarán a cuidar de nuestra energía y a mejorar considerablemente nuestro nivel de bienestar. ¿Te las cuento? Presta atención a este vídeo…