Beneficios

Calabaza y boniato son vegetales de invierno, a pesar de encontrarlos todo el año ” gracias ” a la globalización de los mercados. Es entorno a Navidad cuando están, en nuestras regiones, en el apogeo de su madurez, sabor, nutrientes…

La calabaza Butternut ( violín, cacahuete ), tiene la particularidad exclusiva de no deshacerse durante la cocción ( incluso en olla presión ), aún quedando muy melosa.

Las de más variedades de calabaza, por buenas que sean, no se quedan enteras.

Otra gran ventaja de la Butternut es de saciar más, a peso igual; contiene más fibra, tiene una textura densa – con menos retención de agua de vegetación y de cocción – que lleva antes a la sensación de saciedad. Su sabor es más definido y flexible: se puede juntar con cualquier otro alimento – carne, pescado, queso, huevo… – con excelente resultado.

Su precio no asusta y su merma ( piel y pepitas ) es razonable. Su utilización en crudo, en forma de licuados es una excelente aportación mineral y vitamínica ( v. A ). Los diabéticos deberán consumirla en pequeñas dosis por su alto tenor glucídico. La ingesta de semillas de hinojo tras una comida con calabaza se impone para las personas expuestas a las flatulencias. Asociada al boniato y al yogur de oveja, compone un plato único perfecto.

El boniato o batata tiene la ventaja de parecerse a la patata sin pertenecer a la misma familia botánica: no es una solanácea y, por tanto, no contiene solanina, un alcaloide tóxico a grandes dosis. Es un hidrato de carbono feculente de fácil digestión y con gran potencial saciante, también. Se puede preparar de muchas maneras; hervido, frito, asado, horneado, en puré, sopa, crema, chipsSe asocia muy agradablemente con los lácteos, sobre todo los lácteos grasos ( crema de leche, yogur entero, quesos cremosos… ) y gusta mucho a los niños, sea por su color o su dulzor.

Descargar receta:

Calabaza y boniatos asados